UNA BODA CON TINTES MARINEROS

A veces la lluvia se invita sola y sin avisar, y así fue, vino un ratito y se pasó por la Boda de Elsa y Ángel. Pero ello no impidió que la fiesta continuara y es que cuando tienes un buen plan B, todo va sobre ruedas.


Un año entero Elsa preocupada por la lluvia y el día de la boda, cuando subí a su habitación para calmarla y ver cómo iba todo, me dijo que tantos nervios pasados y ese día estaba super tranquila, que le daba lo mismo lloviera e incluso tronara.


Para la boda de Elsa y Ángel buscamos un toque romántico con tintes marineros, Elsa es una apasionada del mar y del mundo de la vela, la paleta de la boda fueron los ocres, rosas y azules en sus múltiples variantes como nuestro Mediterráneo.